Brasil: avances en proyecto para construir submarinos

En 2016, Brasil piensa tener terminado su primer submarino de fabricación nacional diesel y se prevé que, tres ó cuatro años después, se logre el quinto submarino pero a propulsión nuclear.

La inversión es de unos 4,5 millones de dólares y los primeros cuatro submarinos convencionales serán construidos por la empresa Itaguaí Construcciones Navales, creada por la privada Odebrecht y la francesa Direction des Construtions Navales et Services (DCNS), con participación de la Marina brasileña.
“ Brasil será parte del pequeño grupo de países que tienen conocimiento y tecnología para construir submarinos. Es una gran ventaja para nuestra defensa. Solamente China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia tienen ese dominio. En breve, Brasil estará en esa lista ” , dijo la Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, en un programa radial. Y agregó: “ La capacidad de producir submarinos es un factor estratégico, tanto para la defensa del país como para el crecimiento económico ”.
Paralelamente Brasil concluyó el ciclo de enriquecimiento de uranio, lo que generará el combustible nuclear para el motor del submarino a propulsión atómica destinado a patrullar los 8.000 kilómetros del litoral brasileño. Allí (en el mar) el gobierno deposita gran parte de la estrategia económica a futuro, porque se encuentran las reservas submarinas de petróleo halladas en 2007 con la que pretende convertirse en uno de los diez mayores exportadores de crudo en los próximos 50 años. “Estos submarinos nos ayudarán a cuidar esa riqueza ” , dijo Rousseff.
La presidente recordó que el acuerdo firmado entre el ex presidente Luiz Lula da Silva y el jefe del Estado francés, Nicolas Sarkozy, prevé que Brasil pueda recibir el conocimiento para poder fabricarlos en sus astilleros.
Cada submarino tiene 36 ítems producidos por 30 empresas brasileñas para lo cual se requerirá cada vez más de mano de obra calificada. Las obras del astillero y de la base naval garantizarán 9.000 empleos directos y 27.000 indirectos.
El proyecto comenzará con la construcción de un taller de calificación en el que trabajarán inicialmente los ingenieros y técnicos que se capacitan en Francia con las tecnologías en construcción de submarinos.
Según la Marina, el cronograma del acuerdo bilateral de cooperación prevé la inauguración de la Unidad de Fabricación de Estructuras Metálicas en noviembre de 2012, la conclusión del astillero en 2014 y el inicio de operaciones de la base naval para los submarinos en 2015.
La previsión es que el primero de los cuatro submarinos convencionales comience a ser probado en 2016 y sea oficialmente entregado a la Marina brasileña en 2017.
Los otros tres submarinos serán entregados en 2021 y el de propulsión nuclear en 2023.
El acuerdo de cooperación militar firmado en septiembre de 2009 con Francia convertirá a Brasil en el primer país de América Latina con un submarino de propulsión nuclear en su flota y en el séptimo del mundo, después de Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia e India.
Brasil tiene desde 1979 un proyecto para desarrollar un submarino de propulsión nuclear, impulsado por el régimen militar que gobernó el país hasta 1985, pero que poco ha avanzado por problemas presupuestarios y por bloqueos tecnológicos de las potencias mundiales.
La transferencia de tecnología francesa le permitirá a Brasil construir un submarino nuclear de 6.000 toneladas de desplazamiento y que podrá operar a profundidades superiores a los 100 metros, con una velocidad máxima de 35 nudos (65 kilómetros por hora).
Los cuatro submarinos convencionales, del modelo Scorpene, tendrán propulsión diesel-eléctrica, un desplazamiento de 1.400 a 1.800 toneladas y operarán en profundidades de unos 50 metros, a una velocidad máxima de 6 nudos (unos 11 kilómetros por hora).
Los submarinos serán construidos por la Itaguaí Construcciones Navales, una nueva empresa compartida por la francesa DCNS y la constructora brasileña Odebrecht y en la que la Marina de Guerra de Brasil tendrá una pequeña participación y derecho a veto.