One picture, one day (una imagen, un día)

Parafraseando esa frase anglosajona que nació quién sabe cuando: “One shot, one kill” (un disparo, una muerte). Una sentencia que, y sí esto se sabe con certeza, adoptaron los tiradores especiales / francotiradores (snipers) de todo el mundo.

“One picture, one day” (una imagen, un día). Un nuevo lema creado para la comunidad de Universo Armas.

Una imagen seleccionada especialmente. Para observar y, si lo deseas, sumar algún aporte informativo interesante o tan solo generar una reflexión.

 

Una de las máximas obras del fotoperiodismo de guerra (tal vez la más grande),  perteneciente a aquel fotógrafo nacido en Hungría y muerto en Indochina al pisar una mina antipersonal:  Robert Capa ( 1913-1954).
La foto se conoció en castellano como “muerte de un miliciano” y fue lograda en el Cerro Muriano (España) el 5 de septiembre de 1936, durante el desarrollo de la Guerra Civil Española (1936-1939). Durante mucho tiempo se creyo (y muchos aún lo siguen creyendo) que se trató de una simulación, de una escena actuada, pero a mediados de la década de 1990 se llegó a conocer la identidad del soldado muerto: Federico Borrel García, que tenía 25 años. Dicen, y esto ya entra en el terreno de la leyenda, que aquel 5 de septiembre de 1936, no sucedía nada en la zona, las patrullas eran tranquilas, fue por eso que un momento determinado Capa propuso a los combatientes que lo acompañaban que se movieran, que generaran situaciones, para ser retratados para su Leika III, pero nada hacía pensar que un grupo de los nacionales iba a aparecer de la nada y abrir fuego: De ahí que, muchos dicen, la forma en que el miliciano es retratado mientras cae impactado por un proyectil no se condice con una postura física que permita afirmar que ese hombre fue abatido en pleno combate, sino más bien que da toda la impresión de haber sido sorprendido.  Capa nunca quiso hablar de la foto, siempre manifestó culpa por la muerte de aquel voluntario pero nunca dio detalles de los motivos. La teoría: El miliciano posaba para el gran corresponsal de guerra (tal vez el más importante de la historia contemporanea) y fue derribado sin tener oportunidad de dar respuesta de ningún tipo.