Viktor Bout, la inspiración de la película “El señor de la guerra”, condenado en Estados Unidos

Viktor Bout, el llamado “mercader de la muerte”, fue condenado en la Corte del Distrito Federal de Manhattan por intentar venderle armas a las Farc, en el caso insigne de la administración Obama contra el tráfico internacional de armas.

Bout fue arrestado en Tailandia en el 2008, y finalmente extraditado este año a Estados Unidos luego de un largo proceso que enfrentó y que causó graves roces con Rusia. Se le acusa de alimentar con armas conflictos en todo el mundo, incluyendo Colombia.
Ayer, luego de deliberar por dos horas, un jurado determinó que Bout era culpable de intentar vender armas a terroristas internacionales que tenían como propósito atentar contra fuerzas de seguridad de Estados Unidos.
Aunque la pena de Bout se conocerá sólo hasta febrero del próximo año, enfrenta una condena que va de los 25 años a la cadena perpetua.
El testimonio clave que tiene al “mercader de la muerte” tras las rejas fue de dos agentes de la DEA encubiertos que se hicieron pasar por miembros de las Farc. Viktor Bout les intentó vender dos aviones cargados de fusiles AK-47, con lo que se comprobó su conexión con una organización terrorista.
La decisión de ayer será apelada, según el abogado que defendió a Bout, pero las posibilidades de que salga libre son mínimas por la cantidad de evidencia que se acumuló en su contra.
Bout, de 44 años, nació en Tayikistán, entonces bajo la órbita soviética, y se cree que, usando varias empresas de fachada, comenzó a desviar armas hacia países africanos devastados por la guerra.
La ONU lo considera un socio del expresidente liberiano Charles Taylor, que está siendo juzgado por crímenes de guerra.
“[Bout es un] hombre de negocios, comerciante y transportista de armas y minerales que apoyó al régimen del expresidente Taylor en un intento de desestabilizar Sierra Leona y obtener acceso ilícito a diamantes”, dicen los informes de la ONU.
Algunos medios de comunicación en Medio Oriente afirman que fue traficante de armas para al Qaeda y los talibanes.
También está acusado de haber armado a ambos bandos en la guerra civil de Angola y suministrarles armas a los señores de la guerra y los gobiernos de la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Sudán y Libia.

EN FOCO.

– En una entrevista con el Canal 4 de Reino Unido el año pasado, Bout negó rotundamente haber tratado con al Qaeda o los talibanes.
Pero sí admitió haber llevado armas por aire a Afganistán en la década de 1990, aunque dijo que eran para los comandantes que luchaban contra el Talibán.
También dice que le ayudó al gobierno francés a llevar víveres a Ruanda después del genocidio y que transportó a cascos azules de la ONU.
Pero las fuerzas del orden lo han perseguido durante toda la década del 2000.
Tuvo que abandonar su casa en Bélgica en 2002 luego de que las autoridades emitieran una orden de arresto.
Se cree que viajó con varios seudónimos y que pasó por países como los Emiratos Árabes Unidos y Sudáfrica, antes de reaparecer en Rusia en 2003.
En 2005, Peter Hain, alto funcionario del ministerio de Relaciones Exteriores británico, creo el apodo de “mercader de la muerte”.
Después de leer un informe de 2003 acerca de él, Hain dijo: “Bout es el mayor mercader de la muerte y el principal vehículo de aviones y rutas de armas desde Europa del Este, principalmente Bulgaria, Moldavia y Ucrania, a Liberia y Angola.
“La ONU lo denunció como el centro de una telaraña de traficantes de armas, corredores de diamantes y otras actividades que financian guerras”, agregó.

 

Flash informativo de la cadena “Euronews” sobre la situación de Victor Bout.

 

Fragmento de la película “El señor de la guerra” (“Lord of War” – 2005) que muestra la “loa” de Yuri Orlov (Nicolas Cage) dedicada al fusil de asalto AK-47.