Balística: cartucho 5.56 OTAN vs. 7.62 OTAN (parte 1)

Rodrigo Benitez, de nacionalidad argentina, ex militar, es especialista en seguridad, y un entusiasta conocedor y amante de las armas. Su primer trabajo, que ustedes pueden encontrar empleando los buscadores de nuestra web, se tituló “La familia AR-15 / M-16 y su descendiente el M-4 y derivados”.

El presente artículo está dividido en tres partes.

 

Por: Rodrigo Benitez.
Corrección y compaginación: Universo Armas.
Imagen: aportada por el autor.
Retoque de imagen: Universo Armas.
Selección de video: Universo Armas.

 

Uno de los temas de mayor interés y controversia en el ámbito “fierrero”, es la discusión del por qué se utiliza el calibre 5.56 X 45  mm. OTAN y si es mejor o más efectivo que la munición 7.62 x 51 mm. OTAN.
Para conseguir los resultados de la investigación que realicé acerca de este tema, siempre buscando una convergencia coherente entre la ciencia y la practica, utilicé como referencia estudios de forenses, especialistas en balística, estudios técnico-históricos escritos tanto por militares como por civiles, y las propias experiencias de los soldados que utilizaron y utilizan este tipo de municiones.
Muy interesantes, por cierto, son los mitos que se han creado acerca de estas municiones y que abordaremos en el siguiente trabajo. Espero, sinceramente, que este tema se enriquezca con vuestras opiniones y puntos de vista.
La sigla NATO u OTAN (en español), significa Organización del Tratado Atlántico Norte, fue creada en 1949 por los países aliados surgidos de la Segunda Guerra Mundial, encabezados por los Estados Unidos. Surgió en plena “guerra fría”, cuando el planeta quedó dividido entre oriente y occidente teniendo como epicentro Europa Central. El bloque de países que se opuso a la OTAN estaba encuadrado dentro del “Pacto de Varsovia”, encabezado por la URSS (Union de Repúblicas Socialistas Soviéticas).
Cuando estos dos grandes bloques de naciones incurrieron en el propósito de “humanizar” la guerra, primero en la Convención de la Haya y después en la de Ginebra, se acordó la prohibición de las balas expansivas o “dum-dum”. El razonamiento fue impecable (irónicamente hablando): el objetivo en una guerra, sabemos, es causarle bajas al enemigo y por bajas se entienden muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros de guerra. Pero para “humanizar” la guerra, lo que había que hacer era reducir el número de muertos aumentando la cifra de heridos. Fue en este contexto que las potencias se pronunciaron por el uso de municiones duras, que perforan la carne y que, si no tocan ningún órgano vital, no provocan la muerte; y si la provocan, no causan (a suponer siempre de los representantes de los bloques) excesivo dolor.
Fue así que se terminaron prohibiendo las balas “expansivas”, aquellas que al perforar el cuerpo se florecen o se fragmentan, y que, en consecuencia, causan mayor daño que la munición standard (simple) pues no sólo afectan el lugar por donde penetran sino un área mayor a nivel interno.
La Organización del Tratado del Atlántico Norte terminó adoptando la munición calibre 7.62 mm., que fue conocida desde entonces como “7.62 NATO”. Por su parte, el Pacto de Varsovia, como dijimos al comienzo encabezado por la entonces URSS, adoptó el mismo calibre 7.62 mm., pero con el cartucho más corto que el del 7.62 NATO: 51 mm. el NATO y 39 mm. el soviético. No viene mal decir que el arma básica de infantería que incorporó el Pacto de Varsovia para disparar su 7.62 x 39 mm. fue el fusil automático Kalashnikov (AK), la OTAN (y los países periféricos) adoptaron diversos desarrollos para el calibre 7.62 x 51 mm. o “7.62 NATO”.
Con el auge de la guerra fría (como se conoce en la historia al período que sobrevino luego de la Segunda Guerra Mundial), los norteamericanos buscaron la forma de hacer más letales sus armas, al mismo tiempo que burlaban los tratados que ellos mismos firmaron. Fue así como nació la munición 5.56 mm.
Entre los años 1957-1959, ArmaLite y otros diseñadores de armas de fuego, comenzaron a experimentar con municiones de pequeño calibre y alta velocidad para fusiles, tomando como base el Rémington .222.
Cuando quedó claro que no había suficiente potencia en el cartucho como para satisfacer los requerimientos del CONARC, el Comando del Ejército Continental de los Estados Unidos, ArmaLite contactó a Rémington para crear un cartucho similar con mayor capacidad de pólvora y un cuello más corto, dando origen al .223 Rémington. Extraoficialmente, la creación del calibre 5.56 mm. estuvo pensada para los combates urbanos, teniendo como hipótesis un probable conflicto con los países soviéticos y como teatro de operaciones Europa.
Regularizada en 1964, la munición .223 Remington era más delgada y rápida que la 7.62 mm., y no sólo representaba ventajas en su acarreo, sino que también significaba grandes ganancias para las empresas bélicas norteamericanas.
Una nueva bala significaba una nueva arma, y en consecuencia toda la industria militar se concentró en demostrar las bondades del nuevo calibre. Para convencer al pentágono estadounidense, presentaron la mejor característica del proyectil calibre 5.56 mm.: su punta blanda. ¿Qué quiere decir esto?, que una bala de este tipo se “dobla” al hacer contacto con la carne y empieza a girar erráticamente dentro del cuerpo. En realidad, el resultado de este comportamiento la hacía más terrible que la expansiva, ya que si el orificio de entrada era, en efecto, de 5.56 mm., el de salida (si es que lo tenía), era varias veces mayor. Si, por el contrario, el plomo no salía, su efecto interno era la destrucción de huesos, músculos y órganos.
En conclusión: en lugar de las balas expansivas, el ejército norteamericano empezó a usar otras más letales, con más capacidad de matar, además de que aumentaba considerablemente el sufrimiento del herido. Terrible contradicción respecto de la “humanización de la guerra”, de la que se hablo inicialmente en los pactos y tratados internacionales.


CARTUCHO

MODELO

TAMAÑO

PESO CARTUCHO

PESO MUNICION

VELOCIDAD

ENERGIA

7.62mm NATO

M80

7.62×51mm

25.40 g (392 gr)

9.33 g (147 gr)

838.0 m/s

3,275 J

5.56mm NATO

M855

5.56×45mm

12.31 g (190 gr)

4.02 g (62 gr)

945.5 m/s

1,797 J

 

En el siguiente video van a poder ver tres pruebas que se le realizan a los fusiles de asalto mencionados en este artículo: M16 (5.56 x 45 NATO) y AK47 (7.62 x 39 mm.). Introduce con una brevísima ficha técnica y luego van a la primera prueba que consiste en la complejidad del armado del fusil en campaña, posteriormente viene una prueba de efectividad balística sobre un bloque de cemento y, finalmente, control de disparo en automático. 

http://www.youtube.com/watch?v=LHn6tYx8TMc&feature=related

 

 


2 pensamientos en “Balística: cartucho 5.56 OTAN vs. 7.62 OTAN (parte 1)

  1. es muy interesante e importante haber leido este tema pero me gustaria saber la trayectoria de ambos calibres a q disstancia se elvan o hacen la curva para realizar un tiro de presicion

Los comentarios están cerrados.