La infantería de marina española, la más antigua del mundo, cumple 475 años

Fue un 27 de febrero de 1566 que el rey Felipe II ordena crear el “Tercio de la Armada del Mar Océano”, el más importante de varios que ayudaron a la infantería de marina española a consolidarse definitivamente.

Pero fue mucho antes, en 1537, que el rey Carlos I dispone organizar las “Compañías Viejas del Mar de Nápoles”, que ayudarían a obtener una infantería habil tanto en el combate terrestre como embarcado. Fue este año, 1537, y este hecho, los que se toman como iniciadores de la historia de un cuerpo militar prestigioso: el más antiguo en su tipo.
Más, mediante el real decreto firmado por el rey Felipe V, en 1717, y el real decreto número 1888 del 10 de julio de 1978, firmado por el rey Juan Carlos I, se ratificó de manera oficial la antigüedad de la infanteria de marina de España.
Desde 1763 la infantería de marina de España es “Cuerpo de Casa Real”, como recompensa a la heroica defensa del Castillo del Morro de la Habana frente a la flota inglesa (el otro cuerpo vinculado a los reyes es la “Guardia Real”). Símbolo de esta condición es el privilegio de lucir en la bocamanga de sus uniformes las sardinetas propias de las compañías de preferencia así como vestir los colores azul y rojo, propios de la de “Casa Real de España”.

 

EN FOCO. 

– Letra de la “Marcha de la Infantería de Marina Española”.

Infantes de marina
marchemos a luchar,
La patria engrandecer
y su gloria acrecentar,
nobleza y valentía
nuestros emblemas son:
no abandonar la enseña
al ruido del cañón
porque morir por ella
es nuestra obligación.

No me llores madre mía
si en la lucha he de quedar
que es deber del español
!por la Patria!
su sangre derramar

A luchar, a luchar
bravos infantes de marina;
a vencer o morir
por defender la noble España.
Por su honor, por su honor
luchemos todos sin cesar
hasta lograr de nuestro suelo
la admiración del mundo entero.

Infantes de marina
marchemos a luchar,
La patria engrandecer
y su gloria acrecentar,
nobleza y valentía
nuestros emblemas son:
no abandonar la enseña
al ruido del cañón
porque morir por ella
es nuestra obligación.

No me llores madre mía
si en la lucha he de quedar
que es deber del español
! por la Patria !
su sangre derramar

Gloria a los valientes
que por mar y tierra
heroicamente murieron
defendiendo su bandera.

Sigamos su ejemplo
de valentía sin par,
que los Infantes de Marina
gloriosamente saben triunfar.

 

Video con la melodía (y voces) de la marcha. Crédito: csoenmision.

 

– Misiones de la infantería de marina española.

La Fuerza de Infantería de Marina (FIM) se organiza en tres fuerzas subordinadas: el Tercio de Armada, la Fuerza de Protección y la Fuerza de Guerra Naval Especial; en base a las tres misiones fundamentales que tiene encomendadas: proporcionar la capacidad anfibia, la protección de autoridades, instalaciones navales y buques, y la capacidad de operaciones especiales en ambiente marítimo, lo que se conoce como Guerra Naval Especial.
Sin duda, es la capacidad anfibia la capacidad distintiva de esta fuerza y la que le proporciona las características únicas que la convierten en una contribución esencial a las capacidades de nuestras Fuerzas Armadas. La organización, procedimientos e intensa preparación depurada a lo largo de muchos años de estrecha colaboración entre las unidades de Infantería de Marina y los buques anfibios con los que operan y el resto de la Fuerza Naval, han imbuido a esta fuerza de características únicas que le proporcionan considerables ventajas a la hora de su empleo.
La principal característica es su singular carácter expedicionario o permanente disposición a ser desplegada de forma inmediata fuera de nuestras fronteras por periodos de tiempo ilimitados gracias al apoyo que le proporciona el resto de la Fuerza Naval. La flexibilidad y versatilidad que le permiten acometer una amplia gama de misiones que van desde la fuerza de respuesta inicial en un conflicto pasando por las operaciones de extracción de fuerzas empeñadas o de evacuación de no combatientes y operaciones de mantenimiento de la paz hasta llegar en el otro extremo a las operaciones de ayuda humanitaria, son otras características muy destacables de esta fuerza dado el escenario internacional actual. En definitiva, se puede afirmar que la vocación expedicionaria, su permanente disponibilidad y el alto grado de adiestramiento alcanzado por sus unidades convierten a la Fuerza de Infantería de Marina en una herramienta inigualable en la respuesta militar inmediata y eficaz ante situaciones de crisis.
A pesar de la preponderancia de la misión anfibia, no se debe desdeñar la contribución a las capacidades de la defensa de las otras dos misiones fundamentales de la FIM, dentro de la Seguridad Física y Protección, la FIM contribuye a la seguridad marítima proporcionando equipos de protección a los buques de la Armada y de abordaje en las operaciones de interceptación y control del tráfico marítimo que se engloban en la terminología naval bajo la denominación de operaciones de interdicción marítima (MIO). Son ejemplo de este tipo de operaciones las que la Armada viene realizando en Somalia dentro de la operación de la Unión Europea contra la piratería en esa región.
Por último, la Fuerza de Infantería de Marina proporciona la capacidad de operaciones especiales en el ámbito marítimo, lo que se conoce como Guerra Naval Especial y que en recientes fechas ha ejecutado operaciones con tanta repercusión como la de la liberación de la ciudadana francesa secuestrada por piratas somalíes.
La disponibilidad, eficacia y flexibilidad de la Infantería de Marina se ha venido demostrando reiteradamente a lo largo de los últimos años con su participación en misiones internacionales como la de estabilización de los Balcanes, las operaciones de paz en Haití, Irak y Líbano, apoyo a la reconstrucción en Afganistán o respuesta a las catástrofes naturales tras el Tsunami en Indonesia o el terremoto en Haití.

Fragmento de texto extraído del sitio oficial de la armada española.