Revolver Webley & Scott Mark (Mk) VI

País de origen: Gran Bretaña.
Año de introducción: 1915.
Creador: Webley & Scott Limitada.

Calibre: .455 Webley (11,5 mm.).
Longitud:  287 mm.
Longitud del cañon: 152 mm.
Peso:  1,1oo gramos (vacío).
Acción: doble acción.
Sistema de alimentación: tambor de seis municiones.
Variantes: carabina / calibre .22.
Claves:
Para muchos especialistas es el arma de puño, para empleos militares, mejor diseñada hasta el momento. Un “cañón de mano”, confiable y duro. Destacada entre las armas cortas que sirvieron en el frente del conflicto mundial entre 1914 y 1918.
Se construyeron unos 300.000 ejemplares.
Hasta bien entrada la década de 1930 fue arma reglamentaria del ejército inglés, de la Commonwealth (Reino Unido y colonias extraterritoriales) y de la policía.
– Reemplazo al modelo Mark V en el servicio para el ejército británico.
– La variante denominada “Carabina Webley” incluía una culata de madera y bayoneta. Se hicieron solo 200 ejemplares. Una joya entre las piezas de colección del universo de las armas de fuego.
– Al terminar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), los militares británicos llegaron a la conclusión que el Mk VI debía ser reemplazado por considerarla un arma corta demasiado grande, en tamaño, peso y calibre,  para un ejército moderno. El reemplazo oficial se efectivo en 1932, mediante la adopción del revolver Mk IV, calibre .38/200 (en servicio hasta 1963), que en realidad termino siendo fabricado por la Arms Factory de Enfield Lock (la fábrica estatal de armas) bajo la denominación de Nº 2 Mk 1. Esta situación generó un pleito legal que culminó con el pago de una suma de 1.250 libras como compensación a la W & S. 
– Durante la Segunda Guerra Mundial, si bien el arma de puño provista para el ejército británico era el revolver  Enfield Nº 2 Mk 1; el Webley Mk IV, calibre .38/200 (calibre de mismas características que el .38 S&W), fue adoptado como arma auxiliar estándar.
– Las cachas estaban hechas de pasta marrón oscura.
– El sistema de extracción de las vainas servidas era del tipo vertical (o también conocido como “de quebrar”), y se accionaba mediante una palanca sobredimensionada, ubicada en el costado izquierdo del arma.
– El tambor podía ser cargado de a una munición o usando uno de los pocos cargadores rápidos especialmente patentados y diseñados.
– En el tambor, a cada lado y delante del mismo, dispone de unas piezas en forma de “aleron” que evitan que haya molestias al enfundar o desenfundar.
– Los tornillos están diseñados para ser manipulados con una moneda o bien el reborde del culote de una munición.
– La variante en calibre .22 era la oferta de una “herramienta” de práctica, para hacer más soportable el importante retroceso del modelo, calibre .455. Era muy preciso y bien equilibrado, y resultó ser apropiada para los principiantes. Tenía diferencias con el Mark VI, calibre .455, las principales: cañón redondeado y tambor escalonado.

 La extracción de las vainas servidas se hace en un movimiento, con una mano accionando la palanca de apertura y la otra empujando el cañón del arma hasta el punto más abajo (momento en que la varilla extractora se acciona, gracias a un resorte, y empuja todas las vainas hacia afuera automáticamente). 

Fotografía en la que se ha resaltado el detalle de la palanca de apertura del tambor. Esta pieza, por su ubicación y tamaño importante, a veces, provocaba durante los combates que los soldados abrieran el arma accidentalmente (tensión y movimientos inconscientes llevaban a estos episodios).

En la parte inferior de la empuñadora tenía una gran anilla a la que se le podía pasar un cordón de sujección. Una medida inteligente por dos motivos: evitaba arrebatos o pérdidas accidentales en el combate cuerpo a cuerpo y facilitaba la transición (cambio) de un arma a otra con solo soltar el revolver (transición de urgencia, por ejemplo, ante el agotamiento de las municiones disponibles en el tambor).