Ejercicio de simulación clasificado anticipa graves consecuencias para EEUU de iniciarse acciones entre Israel e Irán

El ejercicio de simulación bélica ‘Internal Look’, catalogado como clasificado y desarrollado durante dos semanas por el Mando Central de las Fuerzas Armadas estadounidenses, ha permitido al Pentágono evaluar las graves consecuencias que podría tener en Oriente Próximo un ataque israelí contra Irán, según fuentes gubernamentales consultadas por el diario ‘The New York Times’.

Las conclusiones del ejercicio táctico militar simulado, según el rotativo neoyorquino, advierten claramente de las graves consecuencias que tendría para Estados Unidos un ataque de Israel contra Irán. En concreto, alerta de que ese ataque podría derivar en una guerra en Oriente Próximo que dejaría cientos de estadounidenses muertos.
Las fuentes consultadas por el diario ‘The New York Times’ han explicado que el ejercicio ‘Internal Look’ no se ha desarrollado como un ensayo para la planificación de una eventual acción militar norteamericana y han subrayado que sus resultados no representan el único resultado que podría tener ese hipotético enfrentamiento entre Israel e Irán.
Sin embargo, las conclusiones de esta simulación bélica táctica han causado preocupación entre los altos cargos de la administración norteamericana encargados de planear acciones militares sobre todo porque pone de manifiesto que, ante un ataque israelí contra Irán, Estados Unidos tendría prácticamente imposible no involucrarse en el conflicto.
Las conclusiones de ‘Internal Look’ han reforzado en el seno del Gobierno que lidera Barack Obama a los altos cargos militares, de Inteligencia y de Seguridad que han advertido sobre los graves riesgos que conllevaría un ataque de las Fuerzas de Defensa israelíes contra el régimen de los ayatolás.
Algunos de los altos cargos que han participado en este ejercicio confidencial del Mando Central estadounidense han explicado al diario neoyorquino que uno de los mandos que ha quedado más preocupado por las conclusiones de ‘Internal Look’ ha sido el jefe de las fuerzas estadounidenses en Oriente Próximo, el general James Mattis.
Cuando el ejercicio simulado terminó a comienzos de marzo, el general Mattis advirtió a sus ayudantes de que si Israel llega a atacar primero a Irán ese hecho tendrá graves consecuencias en toda la región y para las fuerzas norteamericanas allí desplegadas.
La simulación ‘Internal Look’, que se ha prolongado durante dos semanas, se ha basado en 2012 en un escenario en el que Estados Unidos se ve abocado a intervenir cuando Irán ataca con misiles uno de sus buques de guerra, causando la muerte de unos 200 militares estadounidenses, todo ello en el marco de un conflicto entre Israel e Irán iniciado por el Estado hebreo. Las fuerzas norteamericanas desplegadas en la zona respondería a esa ofensiva con una oleada de ataques para destruir las instalaciones nucleares iraníes.
La práctica de la simulación ha permitido a algunos de los mandos militares estadounidenses que han participado en la simulación concluir que sus ataques militares contra objetivos iraníes no retrasarían en más de dos años los avances en el programa atómico, aunque otros mantienen que las Fuerzas Armadas estadounidenses tienen capacidad para dañar mucho más las instalaciones nucleares del régimen de los ayatolás.
El ejercicio táctico simulado ha sido desarrollado con el objetivo principal de evaluar el sistema de comunicaciones militares internas entre el Cuartel General del Mando Central estadounidense (USCENTCOM), con sede en Florida (Estados Unidos) y sus destacamentos en Oriente Próximo.
Los mandos participantes en la simulación han explicado que la sucesión de predicciones de ‘Internal Look’ se basa en la estimación de que Irán considerará a las fuerzas estadounidenses desplegadas en Oriente Próximo como “cómplices” de Israel en caso de que el Estado hebreo lance un ataque contra el régimen de los ayatolás.
El diario ‘The New York Times’ ha destacado que ‘Internal Look’ es uno de los ejercicios de planeamiento militar más importantes que desarrolla el Mando Central estadounidense y ha recordado que fue utilizado para los preparativos de varios conflictos en Oriente Próximo.

Fuente: Europress.com