Visita del ministro de Defensa de la Argentina a la Empresa Brasileña de Aeronáutica S.A. (Embraer)

El ministro de Defensa de la República Argentina, Arturo Puricelli, recorrió ayer la sede central de la Empresa brasileña de Aeronáutica S.A. (Embraer), ubicada en la ciudad de San José Dos Campos en el Estado de San Pablo, con la cual la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) colabora en la fabricación de un avión carguero. Fue en el marco de su visita a Brasil, que había comenzado el lunes y en la que mantuvo un encuentro bilateral con su par Celso Amorim.

Luego de haber recorrido el Centro Tecnológico Aerospacial (CTA), Puricelli, acompañado por el jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Jorge Chevalier, se dirigió a la planta principal de Embraer, donde fue recibido por altos directivos de la empresa, quienes realizaron una completa exposición sobre la historia y evolución de la compañía.
“Es admirable el avance logrado por Embraer y el desarrollo empresarial que tiene, no sólo a nivel de la producción sino también con respecto a la tecnología de esa producción”, expresó Puricelli luego de la recorrida. Y agregó: “Es un orgullo que América del Sur tenga una industria aeronáutica de este tamaño, que indudablemente configura un logro muy importante para Brasil”.
Al término de esa síntesis realizada en el salón de conferencias en la que se repasaron los principales hitos de los 46 años de historia de Embraer -hoy una de las tres compañías más importantes del mundo-, el titular de Defensa comenzó la recorrida visitando el centro histórico, en el que se exhiben fotografías y maquetas de todos los aviones que produce la fábrica, entre ellos el KC-390, aeronave de carga y transporte (de uso similar a los Hércules C-130) en la que la Argentina participa con la construcción de piezas que se construyen en la Fabrica Argentina de Aviones “Brig. San Martín” (FAdeA).
A continuación Puricelli junto a la comitiva y al vicepresidente de la empresa recorrieron los diferentes hangares en los que se pudieron observar las distintas etapas de montaje y ensamblaje de los componentes hasta la completa finalización de la unidad, lista para hacer su prueba de vuelo.
Al ser consultado sobre los proyectos y expectativas conjuntas con la empresa brasileña, Puricelli afirmó: “Nuestra idea es tratar de aprender de lo realizado por Embraer”. En esa línea mencionó la actividad actual de FAdeA, la fábrica de aviones de Córdoba recuperada por el Estado en la administración del presidente Néstor Kirchner. “Los proyectos del KC-390, junto a otros planes que está llevando adelante FAdeA, comienzan a ponerla en movimiento y nos demuestran que estamos en el camino correcto”, sostuvo. Y añadió: “Es en ese marco que queremos aprovechar sus experiencias para que nosotros podamos seguir fortaleciendo nuestra industria aeronáutica”.
Por último, como parte del balance de la visita oficial que se inició el martes pasado cuando fue recibido en Brasilia por su colega Celso Amorim, Puricelli expresó su satisfacción por la cálida recepción y predisposición del titular brasileño y destacó que “la mayor frecuencia de estos encuentros evidencian que las coincidencias son cada vez más profundas”. Y concluyó: “La relación del Ministerio de Defensa de Argentina con el Ministerio de Defensa de Brasil está en su mejor tiempo y queremos profundizar la integración y cooperación”.
El funcionario regresó anoche a la Argentina en un vuelo regular de Aerolíneas Argentinas.