Estados Unidos: diario que publicó lista de vecinos armados en Nueva York contrata seguridad privada por supuestas amenazas

El diario “Journal News” que publicó recientemente una lista con los nombres de los vecinos de los condados de Westchester y Rockland, del estado de Nueva York, con permisos de armas, ha vuelto a generar polémica después de contratar guardias armados para vigilar sus oficinas tras recibir supuestamente amenazas.

La empresa periodística contrató los servicios de una empresa privada de seguridad para proteger sus oficinas en West Nyack (Nueva York) después recibir correos electrónicos y llamadas telefónicas “negativas”, según informan medios locales.
El diario denunció estas presuntas amenazas ante las autoridades pero, al no recibir una respuesta “adecuada” de la policía, que consideró que no era una amenaza real, decidió contratar seguridad privada.
Esta medida del “Journal News” ha suscitado polémica en internet ya que algunos medios locales y blogs consideran que es una reacción “exagerada”, pues hasta el momento no se ha producido ningún incidente en las oficinas del rotativo y no ha transcendido el contenido de estos correos y llamadas.
El “Journal News” creó hace unos días un mapa interactivo para mostrar los nombres y direcciones de las personas con licencias de armas en los condados de Westchester y Rockland, al norte de la ciudad de Nueva York, poco después del tiroteo en una escuela de primaria de Connecticut, donde murieron 20 niños y seis adultos.
Muchos vecinos se quejaron al considerar que la publicación de los datos criminalizaba la posesión legal de una licencia de armas y que además, se trataba de información privada.
No obstante, desde el periódico siempre defendieron que sus lectores tenían el derecho a poseer armas con licencia pero también a acceder a información de carácter pública.
Para crear el mapa, el “Journal News” solicitó los datos de nombres y direcciones bajo las normas de la ley de libertad de información o FOIA, pues la ley del estado de Nueva York permite que la información sea publica.
La decisión de un diario de publicar en un mapa interactivo los datos públicos de alrededor de 33 mil vecinos de dos condados del estado de Nueva York con permisos de armas provocó una agria polémica en internet en pleno debate tras el tiroteo de Newtown.
La polémica se produjo poco después de que el 14 de diciembre un joven de 20 años, Adam Lanza, diera muerte a 26 personas, entre ellos 20 niños de corta edad en una escuela primaria de Newtown, Connecticut.
Esa población no se encuentra muy lejos de los condados cuyos datos se dieron a conocer.
El mapa de Journal News permite ver los nombres y dirección de las personas que poseen una licencia para manejar una pistola o un revolver, así como aquellos que han adquirido un arma corta en los últimos cinco años.
Janet Hasson, editora de “Journal News”, se defendió de las críticas asegurando que el papel de un periodista “es proveer públicamente la información disponible sobre temas del momento, incluso si son impopulares”.
El Journal News también recordó que el hecho de aparecer en la base de datos no significa que la persona posea un arma actualmente y no incluye aquellos que pueden manejar armas de cañón largo o mayor calibre.
La polémica por los permisos para portar armas aumentó luego de que se diera a conocer que William Spengler, de 62 años, tenía un rifle semiautomático similar al usado por Adam Lanza en la matanza de Newtown. Spengler, que estuvo 17 años en prisión por la muerte de su abuela en 1980, quemó su casa y un auto la víspera de Navidad y asesinó a tiros a dos bomberos que acudieron a apagar las llamas. La policía de Nueva York informó ayer que el fusil Bushmaster era una de las tres armas con la que Spengler asesinó a los bomberos e hirió a otros dos antes de suicidarse.
Las autoridades indicaron que el presunto asesino dejó en la escena una nota escrita a máquina que decía: “todavía tengo que prepararme para ver qué parte del vecindario puedo quemar y hacer lo que me gusta hacer, matar gente”.
La mayoría de los estadunidenses apoya la promulgación de leyes más estrictas sobre las armas de fuego, pero también se opone a la restricción en la venta de rifles de asalto, según una encuesta divulgada por la firma Gallup.
La empresa entrevistó a mil 38 adultos entre el 19 y el 22 de diciembre, una semana después que Adam Lanza mató a su madre, fue a una escuela y asesinó a 20 niños y seis adultos, y se suicidó en Newtown, Connecticut.
“Después de la matanza en la escuela elemental Sandy Hook, de Connecticut, la encuesta encontró que 58 por ciento de los estadunidenses está a favor de un fortalecimiento de las leyes que cubren la venta de armas de fuego, comparado con 43 por ciento en 2011”, indicó Gallup.
El apoyo que ahora encuentra Gallup para las leyes más estrictas sobre armas de fuego está en su nivel más alto desde enero de 2004, pero aún así sigue estando por debajo del 70 al 80 por ciento a comienzos de la década de 1990.
A pesar de esa disposición para fortalecer las leyes sobre las armas de fuego la encuesta encontró que 74 por ciento –un nivel sin precedentes– de los entrevistados se opone a una prohibición amplia de la posesión de armas de fuego.
Asimismo, solo 24 por ciento de los estadunidenses está a favor de tales prohibiciones, el nivel más bajo que haya registrado Gallup desde que incorporó a sus cuestionarios esta pregunta en 1959.
El individuo que perpetró la matanza en Newtown empleó un rifle Bushmaster, la versión civil del semiautomático AR-15 que es el arma estándar de la infantería estadunidense. En esa, al igual que en otras matanzas, el atacante usó además cargadores de alta capacidad.
La encuesta de Gallup encontró que 51 por ciento de los estadunidenses se opone a ilegalizar la fabricación, venta o posición de armas semiautomáticas, como los rifles de asalto.
Los rifles de asalto estuvieron prohibidos entre 1994 y 2004, hasta que la ley en vigor expiró y no volvió a renovarse.
La encuesta admite un margen de error de 4 puntos porcentuales.

EN FOCO.

– La repercusión en el ámbito educacional de los Estados Unidos.

La maestra Jessica Fiveash no ve nada de malo con armar a los maestros. “Si tenemos la capacidad de parar algo, debemos hacerlo”, dijo la profesora de escuela primaria, que junto con cerca de otros 200 profesores de Utah tomó seis horas de entrenamiento de tiro libre que ofrece el estado.
Es uno de los esfuerzos más recientes para que los maestros puedan hacer frente a los asesinos, este esfuerzo se hace después de que un hombre armado matara a su madre y luego a 20 niños y seis adultos antes de suicidarse en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut.
En Ohio, un grupo que defiende el derecho a portar armas de fuego dijo que lanzaría un programa de entrenamiento en el uso de armas de fuego y que lo impartiría a 24 profesores.
Las medidas para capacitar a los docentes siguen la propuesta de la Asociación Nacional del Rifle de colocar un agente armado en cada una de las escuelas del país, aunque algunas escuelas ya cuentan con ello.
De acuerdo con la cadena de noticias ABC, por el momento sólo Utah, Kansas, Texas y Oklahoma permiten la portación de armas en escuelas.
En Arizona, el fiscal general Tom Horne propuso un proyecto que permitiría al director de cada escuela, o a otro empleado designado, portar armas en la institución tras recibir entrenamiento
de parte de la policía local.
Horne señaló que el objetivo de su proyecto es que “cualquier escuela que lo desee pueda designar al director, o a algún otro empleado, para que reciba entrenamiento en el uso de armas de fuego y en la gestión de emergencias como la que ocurrió en Newtown”.
Paul Babeu, alguacil del condado de Pinal, dijo al canal local ABC Arizona que él iría incluso más lejos y buscaría entrenar a varios educadores por escuela en el manejo de armas.
En tanto, una docena de escuelas primarias del condado de Alachua, en el centro de Florida, podría contar a partir del 3 de enero con protección armada a cargo de la oficina del alguacil, de ser aprobada la iniciativa por la junta escolar de esta zona.
Se trata de una medida “temporal”, cuyo costo quedaría incorporado al presupuesto de la oficina del alguacil.

– Entrega voluntaria de armas en Los Ángeles.

Con una respuesta que superó las expectativas de las autoridades, la comunidad angelina entregó 2 mil 037 armas de fuego, incluidos 75 rifles de asalto, en la campaña de recompra realizada el miércoles por la Policía y la Alcaldía de Los Ángeles, confirmaron las autoridades locales.
Con esta cifra, el programa ha llegado a retirar casi diez mil armas de fuego desde 2009, cuando se empezó a aplicar esta iniciativa que las autoridades consideran todo un éxito y determinante en la reducción de la violencia en las calles de esa comunidad de California.
“Durante mucho tiempo estas peligrosas armas han contribuido a incontables muertes y tragedias innecesarias”, señaló en una conferencia de prensa el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, al referirse a los resultados del programa.
Al respecto, el jefe de la policía angelina Charlie Beck añadió que “el hecho de que continuemos teniendo participación de personas de todo Los Ángeles es muy motivador”.
Esta es la segunda jornada de recompra de armas que se realiza en Los Ángeles durante este año y adelantó en cuatro meses la fecha prevista a raíz de la reciente tragedia de Newtown (Connecticut), en la que murieron 28 personas, entre ellos 20 niños.
En esta ocasión el número de armas retiradas superó en casi cuatrocientos al reunido en la jornada anterior, celebrada el pasado mayo, según detalló Villaraigosa.
En total se entregaron 901 pistolas, 98 rifles, 363 escopetas y 75 armas de asalto, entre otras armas, que serán fundidas “para que nunca más vuelvan a quitar una vida”, según aclaró Beck.
Refiriéndose a algunas de las armas más destructivas retiradas de las calles en esta última jornada, Villaraigosa destacó que se trata de “armas serias, armas semiautomáticas, armas que no tienen ningún lugar en las calles de Los Ángeles ni de ninguna otra ciudad” del país.
Para incentivar a la gente a entregar las armas, las autoridades locales ofrecían tarjetas de regalo por valor de cien y doscientos dólares de una cadena de supermercados local a cambio de cada arma.
Sin embargo, la convocatoria superó las previsiones y finalmente 166 armas fueron entregadas sin recibir nada a cambio.

Fuente: artículo publicado el 27 de diciembre de 2012 por Excelsior.com (México).