Stephanie Techera, segundo piloto mujer de la Fuerza Aerea de la República Oriental del Uruguay

De especial interés para nuestros lectores de la República Oriental del Uruguay (ROU).

Esperamos que los integrantes de la comunidad de UNIVERSO ARMAS dejen sus comentarios en este post.

El pasado 15 de enero, en las instalaciones de la Brigada Aérea II (Durazno), la Tte. 2º (Av.) Stephanie Techera, se graduó como piloto de combate, siendo así la tercera mujer en recibir esta calificación de la Fuerza Aérea Uruguaya y la segunda en avión A-58 “Pucará”, del Escuadrón Aéreo Nº 1 (Ataque).
El día de su graduación tuvo la prueba final, volar por primera vez sola a cargo de la aeronave matricula FAU 222, cargada con munición real para hacer sus pruebas en el polígono de tiro de la Carolina, sito en la zona del Rincón del Bonete. En el FAU 227 partieron como Jefe de Sección, su Instructor, el Comandante del Escuadrón Nº1, May. (Av.) Juan Pereira y el Cap. (Av.) Wilfredo Guedes.
La Tte. 2º (Av.) Stephanie Techera, cumplió satisfactoriamente su misión y una vez llegada a la Brigada Aérea II fue recibida por todos los oficiales que prestan servicios en dicha Base para darle una calurosa bienvenida.

Fuente: interdefensamilitar.com y Prensa Latina.

Reproducimos un excelente artículo referido a esta novedad, publicado por el diario “El Acontecer” (www.elacontecer.com.uy) de la localidad de Durazno (República Oriental del Uruguay).

“CUANDO SE TIENE UN SUENO NO EXISTE IMPEDIMENTO ALGUNO”, DIJO STEPHANIE TECHERA.

La segunda mujer piloto de aviones Pucará en Uruguay, presta funciones en la Brigada Aérea de Santa Bernardina.

Doce años después del egreso de las primeras mujeres pilotos, la Brigada Aérea II cuenta con una nueva piloto de aviones Pucará.

En el año 2000 se registró un hecho histórico en nuestro país: el egreso de la Escuela Militar de Aeronáutica de las primeras mujeres pilotos de la Fuerza Aérea; las primeras en Sudamérica. Con el transcurso del tiempo dos de las oficiales mujeres se transformaron en pilotos de combate operando una de ellas el sistema de armas A-37B Dragonfly y la otra llegó a calificarse en A-58 Pucará, cumpliendo actualmente servicios en el escuadrón aéreo número 5 de Helicópteros.
Pasó el tiempo y 12 años después la Base Aérea de Durazno cuenta además con una oficial afectada al escuadrón de vuelo avanzado y, desde los últimos días, con una nueva piloto de Pucará. Se trata de la Teniente Segundo (Av) Stephanie Catherine Techera quien desde tercer año de escuela soñaba con ser militar. Se preparó, luchó, se esforzó y como resultado logró su objetivo. “Siempre quise ser militar, no tenía mucho conocimiento de las diferentes ramas que había dentro de las fuerzas armadas. Cuando ingresé al Liceo Militar, allí nos dieron a conocer cuales eran las distintas posibilidades y mi hermana que es oficial del ejército un día me trajo una revista Alas y allí fue cuando dije que esto era lo que quería hacer”, recordó.

PASO A PASO.

Luego de los cuatro años de formación en la Escuela Militar de Aeronáutica, la joven Alférez llegó a Durazno para continuar con su etapa de formación profesional, volando los PC7-U del EVA. Alcanzado el grado de Teniente tuvo la posibilidad de llegar para la etapa de selección, al escuadrón aéreo número 1 que era una de sus metas. “Realmente es un orgullo ser parte de este escuadrón porque está formado por pilotos que no solamente tienen un potencial humano impresionante, sino también profesional, y hay que estar a la altura de esas exigencias para responder y formar parte del grupo como corresponde. Por otra parte es una emoción muy grande no solo haber optado por el escuadrón sino haber sido elegido por ellos y más al cumplir el primer vuelo sola. Una se siente orgullosa de los logros propios y también de los logros del escuadrón, porque para ellos cada piloto es una inversión como profesional y como persona”, afirmó.

EL ESPERADO VUELO.

El 12 de abril fue el día señalado y más allá de los nervios entendibles logró salvar la inspección, quedando habilitada para el vuelo sola. Ya no estaba el instructor para marcarle como actuar ante diferentes instancias, allí era ella y el avión, nadie más. “Estaba nerviosa, muy emocionada. Conté con el apoyo de todos los pilotos, tuve la inspección y me dijeron que aprobé. Luego esperamos que mejorara la meteorología, porque fue un día bastante nuboso, y en cuanto estuvo mejor salí a volar sobre el campo a determinada altura y hacer acrobacias. Realicé tránsitos, un toque y siga a la pista y después detención total”, comentó con lagrimas en los ojos, como si aún permaneciera en la cabina del Pucará 223 que voló ese día.

LOS SUEÑOS…

Teniendo en cuenta que muchos jóvenes tienen la vocación y quizás no se animen, Stephanie aseguró que con esfuerzo y dedicación todo se puede logra. Más allá de los escollos que se van a presentar, también habrá personas dispuestas a ayudar; pero lo más importante es el esfuerzo que cada uno debe hacer, añadió. “No existe impedimento alguno para cuando uno tiene un sueño, el único impedimento es uno mismo. Nunca nadie va a limitar a otra persona, por eso el que tenga un sueño, de cualquier índole, que trabaje por ello, que sin lugar a dudas lo conseguirá”, sentenció.
La vida sigue, su carrera también y durante los próximos días vivirá una nueva experiencia: los despliegues a aeródromos de baja servidumbre donde, sin las comodidades que se tienen en Durazno, operarán desde la pista de la ciudad de Mercedes.

SER “PUCARERO” ES UN SENTIMIENTO, ASEVERA LA PILOTO STEPHANIE CATHERINE TECHERA

Stephanie Catherine Techera tuvo palabras de elogio para una aeronave que ya lleva treinta años de servicio en nuestro país.
“Es el mejor avión de la Fuerza Aérea, sin lugar a dudas. Ser pucarero es un sentimiento, no solo alcanza con subir a un avión, como uno se sube a un vehículo y lo conduce, sino que se tiene que formar parte de ese sistema de armas. No es una máquina, es parte de uno mismo, en eso se basa el ser piloto y ojalá, Dios quiera, piloto de combate”, expresó la joven que se está preparando para un objetivo que espera alcanzar en los próximos meses.