El mayor decomiso de armas de fuego ilegales en la historia de la ciudad de Nueva York

Fue el pasado 19 de agosto.

La policía recuperó 254 armas de fuego, dijo el alcalde Michael Bloomberg.
Traficantes de armas que viajaban en autobuses las llevaron a la ciudad, procedentes de los estados de Carolina del Norte y del Sur,informaron las autoridades.
El alcalde Bloomberg es uno de los más destacados defensores de un estricto control de armas en los Estados Unidos, quien también critica la fácil disponibilidad de las armas de fuego.
“Nueva York es la ciudad grande más segura del país, pero año tras año, las armas ilegales fluyen a nuestra ciudad desde estados que no tienen leyes sensatas para mantener las armas fuera de las manos de los criminales” dijo el alcalde el lunes, añadiendo que las dos Carolinas se encuentran entre los tres principales proveedores de armas utilizadas por los criminales en la ciudad.
Una gran parte de las armas fueron compradas por un policía encubierto en 45 transacciones desde 2012, dijeron las autoridades.
La investigación, de 10 meses de duración, que concluyó con los arrestos, comenzó luego de que la policía se enterara de que se estaban vendiendo armas en un estudio de grabación en el distrito de Brooklyn.
Un aspirante a rapero había “subido imágenes de armas y dinero en Instagram” dijo Raymond Kelly, el jefe de policía de Nueva York.
Dos contrabandistas acusados, Walter Walker y Earl Campbell, se encontraban entre los arrestados de las redadas que iniciaron el 2 de agosto.
Ambos habían realizado múltiples viajes cada semana a Nueva York para vender armas, según las autoridades.
Los acusados viajaban a la ciudad en autobuses de descuento, los cuales no requieren de identificación para abordarlos,y cargaban las armas en el equipaje, dijo la policía.
‘Un cliente ‘
El policía encubierto compró todo aquello que le ofrecían, incluyendo partes de un rifle de asalto, dijo Kelly.
Él “se aseguró de que la Policía de Nueva York fuera el único cliente de Walker” explicó Kelly.
Entre las armas confiscadas figuran una ametralladora y varios fusiles de asalto semiautomáticos, así como cargadores de alta capacidad para treinta o más balas, según el alcalde.
Los 19 fueron acusados por numerosos delitos graves.
El comisionado Kelly dijo que, durante el curso de la investigación, la venta de armas tuvo lugar en sitios cercanos a la terminal de autobuses, donde los acusados creían que sería menos probable que fueran interceptados, a que si lo hicieran en Brooklyn.
A través de una intervención telefónica, se demostró que los acusados temían ser atrapados por la práctica de detener y cachear de la policía, dijo Kelly.
Este mes, un juez federal dictaminó que esta agresiva táctica callejera de la policía era inconstitucional y discriminatoria. La administración del alcalde Bloomberg ha apelado la sentencia.