Submarino nuclear ruso responde a SOS de embarcación civil

Un barco civil navegaba por las aguas del Mar Blanco cuando la tripulación se dio cuenta que estaba perdida y se vio obligada a pedir ayuda por radio. Fue en ese momento

cuando comenzó la historia de uno de los rescates marinos más espectaculares de los últimos decenios. Y es que la llamada de emergencia de la embarcación llamada “Barents 1100” fue atendida nada menos que por un gigantesco submarino nuclear, perteneciente a la Flota del Norte de la armada rusa.
Cuando el vehículo llegó al rescate, los civiles no podían creer lo que estaba pasando pero se mostraron sumamente agradecidos. La ayuda prestada por el submarino de nombre “Voronezh” consistió en trasladar a los cinco ocupantes del barco al submarino y luego remolcar la pequeña nave, cumpliendo el rol de una colosal grúa. 
Lamentablemente y pese a los esfuerzos de los hombres de mar, el mal tiempo provocó que el barco se perdiera durante el trayecto a puerto. Sin embargo, los marineros llegaron sanos y salvos al puerto de Severodvinsk. 
El inusual rescate fue inmortalizado por un helicóptero militar que monitoreó la operación.

Fuente: agencias informativas.