Carabina M1, calibre 7,62 X 33 (.30 M1)

País de origen: Estados Unidos.
Año de creación: septiembre de 1941.


Creador: Winchester.
Calibre: .30 M1 (7,62 x 33).
Longitud:  904 mm.
Longitud del cañon: 450,7 mm.
Peso: 2.500 gramos.
Acción: semiautomática.
Velocidad inicial: 600 m/s
Sistema de alimentación: cargador recto  para 15 municiones (M1 y M1A1) y tipo banana para 30 municiones (M2) .
Variantes: M1A1 (con culata plegable), M2 (con selector auto y tiro a tiro) y T3 / M3 (básicamente carabinas M2 adaptadas a visores nocturnos infrarrojos de diferentes generaciones, denominados “Sniperscope”).

Claves:

– Oficialmente se la conoció como “U.S. carbine, caliber .30, M1” (carabina Estados Unidos, calibre .30, M1) o bien “M1 Carbine, caliber .30” (carabina M1, calibre .30).

– A partir de 1936 el ejército de los Estados Unidos adopta como arma primaria reglamentaria al fusil semiautomático Garand M1, calibre .30-06 (7,62 x 63 mm.), en reemplazo del fusil Springfield 1903, también calibre .30-06.
Como consecuencia de la intervención de los Estados Unidos en lo que se denominaría la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), producida por el ataque a la base de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, y producto de los profundos cambios de doctrina y tácticos que acontecieron en aquel conflicto, los fusiles como el Garand M1 comenzaron a considerarse poco apropiados, por su peso y longitud, para ciertas tropas como los paracaidistas (un concepto de unidad aún en desarrollo por aquel entonces), artilleros, ingenieros, médicos, conductores de vehículos, o sea, todo aquel que necesitara un arma fundamentalmente manejable.
Las tropas de retaguardia, paracaidistas o tropas de primera línea que debían cargar otros equipos (como los médicos, ingenieros y sirvientes de morteros) consideraban a los fusiles estándar demasiado voluminosos, mientras que las pistolas o revólveres eran poco precisos y potentes. Los subfusiles (pistolas ametralladoras) como el Thompson tenían potencia más que suficiente para combates a corta distancia, pero tenían deudas en cuanto al alcance efectivo y eran más difíciles de transportar o mantener que los fusiles en servicio.
Se pensó en una versión carabina del Garand, pero el cartucho de este fusil demostró ser demasiado potente. Lo que se buscaba era un arma más ligera y maniobrable que el Garand, con menos retroceso, pero al mismo tiempo mayor alcance, precisión y poder de parada que las pistolas Colt M1911 que estaba en servicio. Como hemos dicho en líneas anteriores, la Carabina M1 fue diseñada para ser utilizada por soldados que requerían un arma defensiva más ligera y compacta, así como por soldados cuya arma principal no sea un fusil.
En 1938, el Jefe de Infantería ordena al Departamento de Armamentos que desarrolle un fusil ligero o carabina, aunque la desgnación oficial del tipo de arma no fue aprobada hasta 1940. Esto condujo en 1941 a una competencia entre los principales fabricantes y diseñadores de armas de los Estados Unidos.
La compañía Winchester no envió su diseño, al hallarse más concentrada en perfeccionar el Fusil Militar Winchester calibre .30-06 (7,62 x 63). Este fusil surgió como un diseño de Jonathan “Ed” Browning, medio hermano del famoso diseñador de armas John Browning. Un par de meses tras la muerte de Ed Browning en mayo de 1939, la Winchester contrató al ex-presidiario David Marshall Williams (1900-1975), que había diseñado un sistema recuperador de gases con mecanismo de pistón de recorrido corto, mientras cumplía una condena por asesinato. La Winchester esperaba que Williams fuese capaz de completar varios diseños inconclusos de Ed Browning. El primer cambio que hizo Williams al diseño original fue la incorporación de su sistema recuperador de gases. Tras las pruebas con fusiles semiautomáticos efectuadas por los marines (United States Marine Corps – USMC) en 1940, el sistema de cerrojo oscilante de Browning fue considerado poco resistente a la arena. Como resultado, el fusil fue rediseñado para emplear un cerrojo rotativo y pistón como los del Garand.
Los prototipos de la carabina M1 fueron calibrados para un nuevo cartucho, el .30 M1 (7,62 x 33). Este es un cartucho calibre 7,62 mm más pequeño y ligero, muy diferente en diseño y rendimiento del .30-06 empleado por el Garand.
Para mayo de 1941, el peso del prototipo del fusil había sido reducido a unos 3,4 kg. La Winchester contactó al Departamento de Armamentos para que examine su diseño, creyendo que este podía convertirse en una carabina que pesase entre 2 y 2,2 kg. La respuesta del Mayor René Studler no se hizo esperar: ordenó un prototipo de carabina en el menor tiempo posible.
El primer modelo fue desarrollado en 13 días por William C. Roemer y Fred Humeston. Se ensambló a partir de la cola del disparador (gatillo) y sistema de acerrojado de un fusil Winchester M1905. El prototipo fue un éxito imediato entre los observadores del ejército de los Estados Unidos.
Luego de las pruebas iniciales del US Army, en agosto de 1941, la Winchester procedió a desarrollar una versión más refinada. Esta compitió contra otras carabinas en septiembre del mismo año, siendo la Winchester notificada sobre su victoria un mes más tarde. Su estandarización como Carabina M1 fue aprobada el 22 de octubre de 1941. Contrariamente a la creencia popular, Williams tuvo muy poco que ver con el desarrollo de la carabina, a excepción de su sistema recuperador de gases con pistón de recorrido corto. De hecho, Williams creó un diseño propio aparte de los otros diseñadores de la Winchester. El diseño final de su carabina solo estuvo listo para ser probado en diciembre de 1941, dos meses después que la carabina Winchester M1 había sido adoptada y clasificada. Ninguna de las características adicionales del diseño de Williams fueron incorporadas a la producción posterior de la M1.

– En la jerga militar estadounidense la carabina M1 era conocida como “Baby Garand”.

– La M1 fue usada en combate, por primera vez, en el Teatro de Operaciones del Norte de Africa, donde los Estados Unidos irrumpen a partir del 8 de noviembre de 1942 con el desembarco en Marruecos y Argelia (Operación Torch).

– La carabina de culata plegable M1A1 comenzó a distribuírse entre los paracaídistas en 1942. Los primeros en emplear esta variante, en combate, fueron los integrantes de la 82° División Aerotransportada, durante la operación “Husky”, la invasión a la isla de Sicilia (Italia), durante la noche del 9 de julio de 1943.

– Inicialmente se planeó que la carabina M1 tuviera capacidad de fuego selectivo, pero finalmente se decidió producirla sin esta característica. La capacidad de fuego automático fue incluida en el diseño de la M2, introducida a principios de 1945.

– La M2 tenía un selector que le permitía disparar en modo automático con una cadencia de 850-900 disparos por minuto (otras fuentes hablan de 750-775 disparos por minuto) y alojaba un cargador de 30 cartuchos.

– La M2 no alcanzó a entrar en combate durante la Segunda Guerra Mundial. Para hacerlo, debió esperar al conflicto de Corea (1950-1953).

– Durante la guerra de Corea, todas las versiones de la carabina M1/M2 rápidamente adquirieron una pésima reputación debido a que se trababan en condiciones meteorológicas de frío extremo, principalmente a causa de un inadecuado retroceso del cerrojo y a muelles recuperadores gastados. Una evaluación oficial del ejército Estadounidense de 1951 registró los problemas causados por el frío, así como reportes de soldados que resaltaban la incapacidad del arma para detener a soldados chinos y norcoreanos vestidos con gruesos abrigos, tras varios disparos a corta distancia. La M2 también fue suministrada a algunas tropas estadounidenses durante la intervención de los Estados Unidos en Vietnam (1965-1975), especialmente a las unidades de reconocimiento y a los asesores militares como un arma estándar sustituta. Estas armas fueron reemplazadas por el fusil de asalto M16 a fines de la década de 1960. Muchas carabinas M1, M2 y M3 entregadas al diferentes unidades del ejército sudvietnamita y tropas paramilitares.

– Si bien algunos operadores se quejaban de su escaso poder de detención, a la vez halagaban su precisión.

– Con el paso de los años, la carabina M1/M2 fue finalmente reemplazada del servicio, en las fuerzas armadas de los Estados Unidos, por el fusil de asalto Colt M16 y variantes como la carabina XM177.

– La producción total de carabinas M1, M1A1, M2 y T3-M3, según las fuentes, fue de entre 6.221.220 y 6.332.000. De ella corresponden unas 6.000.000 de carabinas M1; unas 150.000 de M1A1; unas 200.000 de la variante M2; y entre 2.100 y 3.000 de la T3-M3.

– Hoy, la carabina M1 y cualquiera de sus variantes, ha sido prácticamente retirada de los arsenales militares occidentales. Por el contrario, en países de oriente, como Taiwan, Corea del Sur y Vietnam del Sur, se sigue empleando. Donde sí se puede decir que la carabina M1 no ha perdido vigencia, es en fuerzas policiales y penitenciarias, por ejemplo, de Israel, Estados Unidos, Guatemala y Brasil (el Batallón de Operaciones Policiales Especiales – BOPE – aún la cuentan en su equipamiento).

– Con respecto a la variante T3, luego denominada M3, vamos a generar un post especial oportunamente debido a cierta complejidad en su evolución histórica y características técnicas propias para uso específico en el combate.

IMPORTANTE.

– El presente post (nota) tiene en su redacción la estructura de ficha. De esta manera, todas las fichas dedicadas a armas de fuego (o de otro tipo), publicadas en el contexto de Universo Armas, soportarán revisiones y, llegado el caso, actualización de la información volcada en cada uno de los items. Aquellas fichas que soporten algún tipo de actualización se republicarán con la denominación, entre paréntesis, de “reload”.
– Si usted, estimado lector, cree que algún dato volcado aquí por Universo Armas requiere de alguna corrección y/o ampliación, por favor, use la opción “DEJA UN COMENTARIO”. Las correcciones  y/o ampliaciones – cabe aclarar – deben venir acompañadas, dentro de lo posible, de la mención de la fuente de la cual usted ha sacado el dato de tal modo de corroborarlas y, llegado el caso, revelarlas cuando estemos en condiciones de sumarlas al artículo. En todos los casos y de autorizarse la publicación, nos comprometemos a brindar el crédito correspondiente por el aporte.
Muchas gracias.