Biblioteca: “Lebensraum”, la novela que relata un conflicto entre Argentina y Chile

De niño me sentía profundamente atraído por las imágenes televisivas y fotográficas de la Segunda Guerra Mundial, dice Daniel García, en el prólogo de “Lebensraum (Espacio Vital)”.


Siempre trataba de obtener libros, fascículos y revistas de historietas relacionadas a ese conflicto bélico que le tocó vivir a la humanidad durante seis años. Por décadas invertí tiempo y dinero en aprender los motivos que lo llevaron adelante hasta que adquirí la difícil capacidad de comprender al combatiente en sus más íntimos detalles, más allá de su nacionalidad, época o puesto que ocupe.
Una vez leí una nota sobre un plan del entonces presidente de Chile, General Pinochet, en la que relataba su intención de invadir la Patagonia argentina desde el Río Colorado hacia el sur para anexarla al territorio chileno.
Esos datos quedaron asentados en alguna zona oscura de mi memoria, esperando una renovación, un despertar, que se concretó en septiembre del año 2007 cuando me decidí a escribir esta historia.
“Lebensraum” hace referencia a una expresión alemana creada por el geógrafo Friedrich Ratzel (1844-1904), nacido en Alemania, quien influenciado por el biologismo y el naturalismo imperante en una parte importante de la Europa del siglo XIX, establecía y justificaba una relación necesaria entre espacio y población, asegurando que la existencia de un Estado quedaba garantizada, siempre y cuando dispusiera del suficiente espacio para atender a las necesidades del mismo. Adolf Hitler, como líder máximo del Tercer Reich, fue quien recurrió a este concepto para sostener una parte importante de sus planes de expansión, que terminaron desencadenando en la Segunda Guerra Mundial.
“Lebensraum (Espacio Vital)”, que tiene una extensión de 117 páginas, fue publicada por Dunken en el año 2008 y un ejemplar llegó a Universo Armas, recientemente.
Aunque lleno de detalles sobre maniobras diplomáticas, políticas y militares, de datos, cifras y estadísticas, – continúa en el prólogo el escritor – los protagonistas absolutos de esta obra son seres humanos reales y concretos como vos y yo, que impulsados por los acontecimientos, a menudo pierden la disciplina de la buena crianza que solamente surte efecto en tiempo de paz cuando imperan el orden y la ley, ya que la educación no puede mejorar el carácter, que asoma tal cual es cuando no hay policía que mantenga el orden. El ser humano revela su verdadero temperamento en los momentos de aflicción y entonces gana el más fuerte y la fuerza se convierte en justicia.
La animosidad de algunos argentinos y chilenos que alientan al odio y la violencia es real, palpable. A ellos va dedicada esta novela, para que se enteren de los horrores que la misma podría causar para ambos bandos, que se perjudicarían sin sentido para siempre.
“Lebensraum (Espacio Vital)” es un relato de guerra puro, esto es que no hay prácticamente descanso de la acción, del frente de batalla donde los soldados luchan por sus vidas. Hay treguas pero son siempre para retomar los combates con más ferocidad. De ahí que, por abordar esta temática, casi inexistente en la ficción argentina, merezca una nota en Universo Armas.
Los protagonistas son un grupo de guerrilleros empecinados en destruir al enemigo chileno que recibe ayuda de mercenarios extranjeros, de expulsarlos de una importante porción de la Patagonia Argentina ocupada, y que tratan de mantener la coherencia en lo que pueden, en el medio de ese infierno donde, por ejemplo, una madre decide inmolarse en un puesto militar fornterizo.
Le preguntamos a García: ¿en qué se inspiró para darle vida a este grupo de guerrilleros?
“Me inspiré en las guerrillas rusas y yugoslavas, principalmente. Cuando las hordas nazis invadieron rápidamente sus países y los habitantes con muy pocos recursos, pero con una gran determinación, defendieron su patria detrás de las  líneas”.
“Lebensraum” transcurre en el año 2028 y en ese futuro, no tan lejano, hay fusiles de asalto Kalashnikov mezclados con armas portátiles que disparan plasma. El tanque de 20 toneladas, denominado Gedeon IV, de origen israelí, es el ingenio tecnológico más mortífero que el hombre pudo haber creado hasta ese momento.
– ¿Cómo se le ocurrieron estos desarrollos armamentísticos de alta tecnología?
“El desarrollo de energías de alto rendimiento para uso bélico está en banco de pruebas, actualmente, en los países del primer mundo. En la novela esos elementos de laboratorio, simplemente alcanzan un nivel de desarrollo real que les permite fabricarlos en serie”.
Argentina, en este relato, tiene como principal aliado extranjero (diríamos que único), no a Estados Unidos, ni a Rusia, ni a China, ni siquiera a ningún país Europeo. El aliado es Israel.
“Elijo a Israel como aliado porque para esa época (el futuro), eran los que habían desarrollado la tecnología que necesitaba Argentina para revertir la invasión. No olvidemos que Israel es el país con el ejército mejor entrenado del mundo, ya que continuamente ha recibido agresiones desde su fundación en 1948. Además, en la continuación de “Lebensraum” el estado de Israel pide el retorno de su inversión y es cuando se desarrolla otra historia sumamente complicada en el ámbito goepolítico internacional”, le cuenta García a Universo Armas. 
Si bien el contexto político es escaso en la novela, existe y es, cuando menos, sorprendente e impactante, ya que imagina al Ingeniero Mauricio Macri como Presidente y a quien le sucede algo terrible. Justamente, el inicio de la crisis que desencadena el conflicto entre argentinos y chilenos, parte de ese episodio contra Macri.
– ¿Cree posible que un conflicto entre Chile y Argentina pueda suceder en la realidad, alguna vez?
 “No creo que, alguna vez, un líder chileno tuviera la insensatez  de intentar algo semejante, pero solo Dios sabe de lo que es capaz de causar la idiotez humana”.
“Lebensraum (Espacio Vital)” se lee muy rápido y es sumamente entretenida. La narración es fluida, nada rebuscada, exenta de giros literarios o metáforas poéticas. Los diálogos y las situaciones son creíbles y ahí, en la acción, es donde García genera el mayor interés. La tapa luce una excelente ilustración del artista santafesino: Santiago Rosado.

Por: Héctor Velázquez.